"cubrelechos"
 
"cubrelechos"
Paseos
album mis fotos faboritas
MI CURRICULUM
Mis enlaces preferidos
Mis aficiones nuevo
"cubrelechos"
 
tendido
 
cuidemos nuestro planeta
Bienvenidos a mi pagina llamada "EL PLANETA" donde encontraras una gran bariedad de inquietudes relacionados con el tema.
Como planeta dinámico que es, la Tierra está expuesta a la acción -generalmente paulatina e imperceptible- de factores que modifican sus características físicas. La erosión de los suelos es resultado de esos procesos y sólo el paso del tiempo revela los estragos que causa. Las aguas, los vientos, las precipitaciones, las heladas, la misma gravitación terrestre son agentes naturales que producen erosión. El hombre, sin embargo, contribuye al daño, quizás con peores resultados por causa de sus irreflexivas acciones. Según un informe reciente, 9 millones de Ha de la tierras del mundo se encuentran tan dañadas que han perdido casi toda su función biológica y probablemente jamás recuperen su productividad. Aunque el problema no es exclusivo de ningún país o grupo de países, cerca del 65% de las tierras seriamente erosionadas están en África y Asia. Se afectan los suelos, por ejemplo, cuando el exceso de población obliga a ocupar el área que antes ocupaba la capa vegetal, cuando las olas del mar erosionan las costas al no tener barreras naturales (como los manglares, arrecifes coralinos, etc.), cuando las tierras que se someten a un extenuante ritmo de cultivos pierden su firmeza y terminan sufriendo desgaste.
Actualmente nuestro planeta sufre de contaminación en el agua, en el suelo y en el aire. No podemos decir que solo una de ellas nos afecta directamente porque las tres interaccionan entre sí a través de diferentes ciclos, hablemos por ejemplo del ciclo del agua. El agua al evaporarse por efecto del calentamiento solar forma las nubes, éstas al saturarse y enfriarse se precipitan en forma de lluvia, la lluvia cae sobre la vegetación o directamente al suelo y por filtración o escurrimiento llegará a las corrientes subterráneas o superficiales para llegar a diferentes lagos, lagunas o al mar, donde nuevamente será evaporada.

 
El problema de la contaminación es el primero que nos suele venir a la mente cuando en la situación del mundo, puesto que la contaminación ambiental hoy no conoce fronteras y afecta a todo el planeta.
La mayoría de los ciudadanos percibimos ese carácter global del problema de la contaminación; por eso nos referimos a ella como uno de los principales problemas del planeta. Pero conviene hacer un esfuerzo por concretar y abordar de una forma más precisa las distintas formas de contaminación y sus consecuencias. No basta, en efecto, con referirse genéricamente a la contaminación del aire (debida a procesos industriales que no depuran las emisiones, a los sistemas de calefacción y al transporte, etc.), de los suelos (por almacenamiento de sustancias sólidas peligrosas: radiactivas, metales pesados, plásticos no biodegradables…) y de las aguas superficiales y subterráneas (por los vertidos sin depurar de líquidos contaminantes, de origen industrial, urbano y agrícola).
Quiere decir que tenemos mucho trabajo por hacer:
Recomendar a las industrias que antes de vertir el agua que utilizan o liberar gases y polvos, los pasen por filtros especiales para que salgan menos sucios.
Pedir a las industrias relacionadas con hidrocarburos confinan esos desechos en envases especiales para que no queden en contacto directo con el suelo.
Separar la basura orgánica que se genera en casa y aprender a elaborar composta y lombricomposta para abonar nuestras propias plantas.
Enseñar a nuestros agricultores a valorar el uso de fertilizantes orgánicos a partir de compostas y lombricompostas, tal vez el rendimiento sea menor, pero el daño al ambiente también será menor y por lo tanto será invaluable.
Hacer campañas de limpieza en nuestras escuelas, colonias, ríos y arroyos cercanos. Separemos los diferentes tipos de basura porque recordemos que la mayoría puede reciclarse y hasta podemos hacernos de algún dinerito.
Escríbeme
Me interesa tu opinión